DOWNLOAD EPUB ☤ Siete casas vacías ♠ Mdeparenpar.co

Siete relatos sobre situaciones cotidianas con un toque absurdo No me ha llegado ninguno, intentar probar suerte con otro libro de la autora. Siete casas vac as son siete cuentos terribles, duros, como un accidente de tr nsito del que no puedes despegar la vista, en este caso porque la escritura es extraordinariamente buena Cada instante de sufrimiento se vive en carne propia, sin el consuelo de saber que se trata de un obra de ficci n y no puedes dejar de leerlo, un cuento tras otro, tras otro, hasta que el libro se acaba y quedas con anhelos de m s, masoquismo o literatura Utilizando un estilo de comunicaci n normal deber a decir que el cuento que m s me gust , ser el que m s me impresion , con el que m s me identifiqu es La Respiraci n Cavernaria , que casualmente es el m s largo, que narra el descenso a la demencia de Lola, una mujer mayor que se prepara todos los d as a morir, que tiene su lista de asuntos pendientes para poder morir, pero incluso en la vejez la muerte necesitaba de un empuj n final Quer a morirse, pero todas las ma anas, inevitablemente, volv a a despertarse Lo que s pod a hacer, en cambio, era organizarlo todo en esa direcci n, aminorar su propia vida, reducir su espacio hasta eliminarlo por completo La desconfianza en todo y todos, las permanentes alucinaciones, el cuerpo que falla, la desesperaci n de la madre a quien todos los d as le recuerdan a su hijo muerto, la comida que desaparece, me fueron destruyendo poco a poco, como destru an a Lola, la protagonista de la historia, pero igual no pod a dejar de leerlo y disfrutar la extraordinaria manera de escribir de Samanta Schweblin.Relatos de desesperanza, desolaci n y soledad que una vez que comienzas a leer, no puedes dejar de lado Altamente recomendable, pero l ase con amigos cerca. DOWNLOAD EPUB ⚇ Siete casas vacías ♙ Las Casas Son Siete, Y Est N Vac As La Narradora, Seg N Rodrigo Fres N, Es Una Cient Fica Cuerda Contemplando Locos, O Gente Que Est Pensando Seriamente En Volverse Loca Y La Cordura, Como Siempre, Es SuperficialSamanta Schweblin Nos Arrastra Hacia Siete Casas Vac As Y, En Torno A Ellas, Empuja A Sus Personajes A Explorar Terrores Cotidianos, A Diseccionar Los Miedos Propios Y Ajenos, Y A Poner Sobre La Mesa Los Prejuicios De Quienes, Entre El Extra Amiento Y Una Normalidad Enrarecida, Contemplan A Los Dem S Y Se ContemplanLa Prosa Afilada Y Precisa De Schweblin, Su Capacidad Para Crear Atm Sferas Densas E Inquietantes, Y La Estremecedora Gama De Sensaciones Que Recorren Sus Cuentos Han Hecho A Este Libro Merecedor Del IV Premio Internacional De Narrativa Breve Ribera Del Duero Los relatos reunidos en esta antolog a abordan personajes y situaciones de lo m s cotidiano desde una perspectiva que normalmente tiende hacia lo absurdo Circunstancias familiares acaecidas en mbitos corrientes que, sin embargo, despiertan extra eza, desasosiego e incluso horror Podr a haber salido bien No obstante, al contrario de lo que suced a en Distancia de rescate, Samanta Schweblin no ha logrado transmitirme ni lo m s m nimo a lo largo de estos siete cuentos en los que predomina un estilo espeso, casi tedioso, la monoton a y una inc moda falta de contundencia Sabiendo de lo que es capaz la autora, este libro me ha parecido una completa decepci n. Creo que no hay mayor placer para un lector que descubrir a un nuevo autor favorito Esto me pas con Samantha Schweblin con este libro desde el primer relato ya era su fan y no me decepcion en absoluto conforme fui avanzando en mi lectura, De principio a fin este es sin duda uno de los mejores libros de relatos con el que me haya cruzado Lo recomiendo ampliamente, Leer a Schweblin fue una extra a sorpresa, sus historias pasan de no tratarse de nada para tratarse de todo Encuentras tensi n y extra eza en personajes cotidianos, seres que parecen comunes y corrientes pero que te sacan una sonrisa Definitivamente La respiraci n cavernaria fue mi favorito, me asfixiaba, pero quer a saber m s Y la autora logra que la vejez, la memoria y todos nuestros miedos se re nan ah. En su Tesis sobre el cuento Ricardo Piglia reproduce un peque o n cleo narrativo perteneciente a Ch jov Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un mill n, vuelve a casa, se suicida , ese embri n argumental, esa estructura, seg n Piglia, condensa la forma cl sica del cuento Hay dos historias, una conocida el casino, el juego, el millill n y otra desconocida las razones del suicidio , la paradoja se produce al solapar ambas historias, la sorpresa, la inquietud, el efecto, surgen para el lector gracias al silencio sobre la historia desconocida El talento del narrador para cifrar la historia desconocida en los intersticios de la conocida determinar la calidad del cuento Pero b sicamente esta f rmula, este procedimiento, esta mec nica narrativa es la que, de una u otra manera, est presente en los relatos que, caprichosamente, podr amos agrupar bajo la etiqueta de cuento cl sico Despu s cada autor se apega o se aleja de la f rmula y la ejecuta a su manera, con su estilo y sus recursos.La aplicaci n de esta f rmula le ha valido a Samanta Schweblin numerosos premios, becas, ventas y reconocimientos desde su primer libro El N cleo del Disturbio Los relatos de Siete Casas vac as podr an considerarse la continuaci n de esta l nea El libro est compuesto por seis relatos breves los tres primeros y los tres ltimos que comparten entre s la brevedad y el uso de la primera persona, y un relato m s largo ubicado justo al medio del libro en donde la autora se permite, sin despegarse demasiado de su estilo sobrio y de su mec nica narrativa, expandir un poco los l mites de su narrativa.Los relatos m s cortos aprovechan al m ximo la forma breve, el silencio, la elipsis y la inquietud que produce lo que no se narra pero se siente latir detr s de cada historia Precisamente ah reside la pericia de Schweblin, en saber qu contar, qu callar y c mo abrir peque as grietas por las que se puede vislumbrar que el motor del argumento es algo mucho m s grande que permanece oculto para el lector Los seis relatos, adem s del uso de la primera persona, se caracterizan por el laconismo, y la escasez de descripciones El desarrollo incompleto de los personajes son parte esencial para que la f rmula funcioneEl relato m s largo, que vendr a a ser el coraz n del libro, se permite un desarrollo m s s lido de los personajes, sus subjetividades y del universo que ellos habitan, pero comparte con los otros el estilo y la b squeda narrativa que responde al mecanismo de construcci n literaria al que se apega la autora.Todos los relatos se desarrollan en el seno de alguna familia Siempre ha algo, que en la mayor a de los cuentos no se conoce, interno o externo que se transforma en el motor de la narraci n, pero siempre se exploran las relaciones familiares hacia adentro o hacia afuera.Schweblin tiene oficio para la brevedad, pero tambi n para el uso formal del lenguaje comunicacional Usa frases cortas y precisas, evita demorarse en descripciones, prescinde de met foras y de las digresiones Maneja muy bien un n mero limitado de recursos y los exprime al m ximo, evita el riesgo y la experimentaci n Eso le da resultados.No hay, como se dijo, met foras, ni figuras originales que puedan sorprender desde lo est tico Maneja muy bien un lenguaje llano, comunicacional, casi de periodista, no le interesa darle espesor o dimensi n est tica, de ah la ausencia de riesgo art stico Es eficaz en el uso de un n mero preciso de recursos, produce efectos a partir de la trama, no del lenguaje Se trata de literatura efectista lo cu l no tiene nada de malo.Hay que reconocer que Samanta Schweblin tiene talento para este tipo de literatura de efecto y oficio para manejar los tiempos, las tensiones y las elipsis Se planta en el terreno que conoce, con el lenguaje que maneja y produce con ellos los mejores resultados hay un gran n mero de lectores que disfrutan con este tipo de literatura breve, personalmente de vez en cuando me gustan, pero admiro m s a los artistas que arriesgan y experimentan, sobre todo con las posibilidades po ticas del lenguaje. Es indudable que esta mujer sabe escribir y te tiene ah atado, enroscado en su oscuridad Me encanta Sin embargo, este libro en particular me pareci m s desparejo Hay algunos cuentos tremendos, como La respiraci n cavernaria o Un hombre sin suerte, pero por momentos me pareci que faltaba algo Igualmente, la Schweblin la rompe. Buen simo descubrir a S Schweblin No conoc a nada de ella, y me encant Tiene personalidad, algo de locura, tensi n, en fin, me gust mucho, y ya les contar sobre sus otros libros, pues en definitiva la seguir buscando.Fue una de esas recomendaciones de librero, y una de las razones por lo cual me sigue gustando ir a librer as chicas, en donde los que venden los libros tambi n los leen. A veces me gusta pensar en los libros de cuentos como si fueran discos Con qu canci n empez s, en qu lugar del tracklist pon s el hit, d nde sub s la intensidad, d nde pon s los lentos, con qu cerr s el disco, cu l va a ser el tema 11 para los mel manos, si no saben de qu hablo, busquen sobre eso, es muy interesante.Bueno, este disco empieza con una canci n que est bien, pero no te parece lo suficientemente fuerte como para que abra el disco El hit est en el medio es raro, porque no coincide con el resto del disco es largo, tiene muchas variaciones, cambia de g nero constantemente, y termina en un fade largu simo Una suerte de Bohemian Rhapsody en medio de un disco de Radiohead, si quer s El ltimo tema es como una canci n chiquitita, cortita, escrita r pido en un arranque de inspiraci n y grabada con solamente un ukelele piensen en Jessica de Regina Spektor.Y termina el disco y dec s Bueno, este disco estuvo bien y lo guardas en la estanter a junto con el resto de tu colecci n y lo vas a sacar solamente cuando alguien tararee o hable sobre ese hit Porque de las otras canciones nadie se acuerda, o capaz s pero no dejaron un impacto tan grande.No es la primera vez que me pasa esto con Schweblin Siempre me pasa lo mismo Escribe muy bien, muy bien Pero sus cuentos se me desinflan Empieza bien, pero en alg n momento hace pafffffffff y escuch s c mo se escapa el vientito por un agujero que no encontr s, y antes de que puedas emparcharlo, ya se desinfl del todo.S , me pas lo mismo con La respiraci n cavernaria Con lo que acabo de decir, me linchan vivo.